La visión arquitectónica

En primer lugar, los arquitectos quisieron darle al público en general este hermoso edificio, hasta ahora reservado a sus únicos propietarios y testigo de una Marsella poco conocida y alejada de su imagen habitual, aunque la extravagancia de la decoración transporta sin equívoco el edifico a sus orígenes Mediterráneos .


Quisieron hacer de los bellos espacios preservados, un lugar de vida accesible.

Así los antiguos grandes salones se transformaron en un bar y un lounge.

La gran escalera de un volumen impresionante está abierta a todos. Sera el marco sorprendente de futuras exposiciones con sus columnas, su baranda de bronce y madera tornada y sus doce lámparas flotantes de Paolo Rizzatto.

Eligieron dejar visible las marcas del pasado.

Los volúmenes, los elementos de la decoración, los frescos protegidos fueron restaurados con sobriedad.

Todo lo que estuvo dañado se dejó a la vista, las grietas en las paredes de ladrillos, los agujeros en la piedra están acá.

Las cosas destruidas no fueron reconstruidas, nada de falsas molduras y de falsos patinados, nada de un falso siglo XIX.

Los volúmenes nuevos fueron pensados anclados en nuestro tiempo. Los materiales son de hoy en día: cemento, acero, acero-corten, vidrio, muros vegetales.

Los muebles fueron diseñados por los arquitectos en materiales contemporáneos: Corian, vidrio, acero inoxidable o elegido entre las obras de diseñadores talentosos y a veces radicales, en colaboración con RBC.

Es de este enfrentamiento permanente, claro y evidente entre el pasado y el presente que nació el espíritu del C2.

El C2 no se parece a ningún otro hotel, pensado como un lugar de vida, de intercambios, de libertad, se desmarca con un estilo singular de los parámetros de la hotelería internacional.

Aca estereotipos, etiquetas y códigos quedan prohibidos en provecho de una marcada liviandad, de una libre expresión y de una abertura hacia el mundo….Un lugar fuera de las normas, definitivamente libre y en eterno movimiento, que conjuga con gracia: lujo y simplicidad, la extravagancia y la discreción, lo exclusivo y lo accesible.

El personal es testigo, provenientes de diferentes horizontes y de diversas nacionalidades, cada miembro del equipo se muestra con toda su singularidad .Reunidos por el deseo de ofrecerles un oído atento y sincero, crean de esta manera la excepción.